Doctrina

LA MUERTE

Este capítulo esotéricamente se titula “La Muerte”, porque el que empieza a desintegrar sus defectos empieza a salirse del círculo donde esta metida toda la Humanidad. Entonces, cuando lo van a invitar a hacer una fechoría dicen los demás: “No sirve para nada, ése es un muerto”, porque no sigue el camino del resto de la Humanidad.

Todo ser humano lleva dentro de sí una Chispa Divina que se llama Alma, Budhata o Esencia, en fin, tiene diferentes nombres; pero en realidad es una chispa divina que nos impulsa y nos da fuerza para emprender un trabajo espiritual, como el que les estoy enseñando. Esa Esencia o Alma está atrapada en todas nuestras maldades, defectos o yoes psicológicos que esotéricamente se le dice “Ego”; que son los que no la dejan manifestar con libertad porque son los que cogen la vocería y el mando de la persona.

Ya con el trabajo de la desintegración de los defectos va creciendo, se va fortaleciendo, va manifestándose con más claridad, con más fuerza. Se va convirtiendo en Alma.

Voy a dar un ejemplo: este árbol está parado en sus raíces principales, ellas no lo alimentan sino únicamente lo sostienen contra los vientos y el peso del mismo para no caerse, no derrumbarse. Y sus raíces pequeñísimas son las que se extienden por la superficie de la tierra, y van absorbiendo la savia para alimentarlo.

Asimismo es el Ego de nosotros o de la Humanidad. Las raíces gruesas que sostienen al árbol simbolizan los defectos capitales, como la lujuria, la venganza, la ira, el orgullo y otros más. Y las raíces pequeñas representan los detalles, aquellas manifestaciones diminutas que pertenecen a tal o cual defecto, que no creemos que son defectos pero que son la alimentación de él. El ego se alimenta por todos esos detalles diminutos, que tenemos en gran cantidad.

Hay que empezar a auto observarnos para ver los miles y miles de detalles negativos que tenemos, que son los que sostienen el tronco. Así le toca a todo el que quiera salvarse del desastre que viene, ponerse a quitarle la alimentación a ese árbol, que son las raíces diminutas. Detalles negativos como los malos pensamientos, el odio, la envidia que siente uno contra otras personas, la ambición, cogerse monedas y cosas insignificantes, echar mentiras, decir palabras llenas de orgullo, la codicia; en fin, todas esas cosas que son negativas en el fondo, debe empezar uno a desintegrarlas seriamente.

Hay otra chispa divina dentro de nosotros que se llama la Madre Divina, cuya misión es desintegrar los defectos con una lanza que ella posee. Por diminuto que sea el detalle debe pedirle a la MADRE DIVINA interna: “Madre mía, sácame este defecto y desintégralo con tu lanza”. Ella lo hará así porque ésa es su misión, ayudarnos en esa forma para irnos liberando. Así no crece más el árbol sino se va desnutrien- do, se va secando.

Lo que enseño aquí es para llevarlo a la práctica, a los hechos: donde vaya, esté trabajando o lo que esté haciendo, debe ponerle cuidado a la mente, al corazón y al sexo. Son los tres centros por donde se manifiesta todo defecto y cuando un elemento se está manifestando, sea por cualquiera de estos tres centros, en segui- da viene la petición a la Madre Divina, para que ella proceda a desintegrarlo.

Con este trabajo que estoy señalando de la muerte del ego, se adquiere la Castidad Científica y se aprende a amar a la Humanidad. El que no trabaje con la desintregración de los defectos no puede llegar jamás a la Castidad ni puede llegar nunca a sentir amor por los demás, porque no se ama a sí mismo.

La desintegración de los defectos y el desdobla- miento astral son ÚNICAS FÓRMULAS que hay para el rescate.

 

EL DESDOBLAMIENTO ASTRAL

Como hablamos del astral, quiero preguntarle si ha soñado con personas que han muerto hace años; con sitios y personas que usted no cono- ce físicamente, que la gente llama común y co-rriente sueños: “Anoche soñé tal cosa”. Pero nadie se detiene a pensar ¿por qué estaba so- ñando con otros sitios o lugares, si su cuerpo físico estaba descansando en su cama?

Este es el Plano Astral o Quinta Dimensión, donde no existe el peso ni la distancia, a la cual pertenece el Cuerpo Astral; un cuerpo exacta-mente igual al físico, energético, que se mueve a grandes velocidades como el pensamiento, capacitado para investigar todo lo que quiera del Universo.

En la Quinta Dimensión nos movemos, investigamos, conocemos lo que son los Ángeles, la Virgen y todas las Jerarquías; que se mueven, hablan y enseñan una Sabiduría que no está escrita en los libros, está fuera de la mente hu- mana. Cuando uno quiere saber por sí mismo aquello que llama la gente Ocultismo, allá se conoce y deja de ser oculto.

Lo que interesa es no salir inconsciente, dormido, sino salir conscientemente del cuerpo físico y moverse a plena voluntad. Así, mi esti-mado lector, si usted pone en práctica la salida en astral, voy a darle mantrams que los he prac-ticado y sé que dan resultados positivos. Un mantram es una palabra mágica, que nos per- mite salir del cuerpo físico y regresar a él, con plena conciencia.

Se acuesta, relaja su cuerpo y pronuncia estas palabras mágicas por 3 ó 5 veces, verbal y des- pués las sigue repitiendo mentalmente. Cuando usted sienta que pasa un corrientazo por todo su cuerpo, de pies a cabeza, que pierde como la fuerza y entra una pereza que no quie- re moverse, debe levantarse con supremo cuidado, sin sacudirse, pararse y pegar un saltito, que de una vez queda fotando.

No vaya a darle miedo, sorpresa o mucha ale- gría, cuando se vea flotando en cuerpo astral:

esto lo hacen todos los seres humanos y nada les ha pasado. Lo que pasa es que salen incons-cientemente y no hacen las cosas a voluntad.

Todos nosotros tenemos nuestro Espíritu Divino, que se le dice Padre. Inmediatamente usted se vea otando en el aire, dice: “Padre mío, llévame a la Iglesia Gnóstica” o a donde quiera dirigirse o conocer, y él lo llevará inmediatamente, tan rápido como un rayo. Allá recibirá la enseñanza directamente de las Jerarquías.

Así es que va adquiriendo la verdadera Sabiduría, que no está escrita en libros ni la enseñan en universidades ni en ninguna parte. Ojalá lo haga todas las noches.

Mantram LA RA S: Este mantram se pronuncia prolongando el sonido de cada sílaba:

Lllllaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Rrrrrrrrrrrraaaaaaaaaaaa
Sssssssssssssssss (como un silbido).

Otro mantram para salir en cuerpo astral:
FARAON

Faaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa RrrrrrrrrrrraaaaaaaaaOooooooonnnnnnnnnn.

Voy a darles otra clave para despertar concien- cia en dimensiones superiores:

Todo lo que vemos aquí, lo que nos rodea, las casas, la gente, los carros, tienen un doble que es el astral, y cuando uno quiere hacer diferen- cia de dónde se encuentra, si está físicamente o en astral, mira a su alrededor todo lo que le rodea, las personas, las casas, el sitio y se hace esta pregunta: “¿por qué estoy viendo tal y tal cosa?, haciéndosele raro. ¿Será que estoy en cuerpo astral o en cuerpo físico?” y pega un saltito con la intención de quedar flotando.

No necesita que vaya a saltar un metro, con centímetros que se solivie de la tierra ya sabe si está físicamente o no. Si no flota es porque está físicamente y si flota es porque está en cuerpo astral. Entonces al verse flotando, debe pedir inmediatamente al Padre Interno que lo lleve a la Iglesia Gnóstica o lo lleve al sitio que usted desea conocer.

Hágalo diariamente, todas las veces que más pueda durante el día, en su trabajo o donde esté y verá los resultados.

Sostengo lo que escribo en este libro porque conozco, estoy seguro de lo que digo porque he investigado a fondo con mi cuerpo astral, que es el que me permite darme cuenta de todo, minuciosamente.

V.M. RABOLÚ